lunes, 24 de noviembre de 2008

CONSAGRACIÓN


Consagrar significa dedicar, dar al Señor el lugar que le corresponde en el mundo y en tu vida. Ayer toda la diócesis de Toledo se consagró al Corazón de Jesús. Nunca he visto más gente en la Catedral. La noche antes, los jóvenes de Toledo nos congregábamos ante el monumento al Corazón de Jesús de la Vega para orar en vigilia. Ya sabéis: canciones, exposición del Santísimo, sitio emblemático...de esas oraciones que marcan.
Pues bien, lo que ayer celebrábamos parte del misterio de la REDENCIÓN. Cristo no murió por nosotros, ¡ENTREGÓ SU VIDA!, que es mucho más. Ante este misterio de amor uno se pregunta: ¿y yo? ser cristiano es algo más que entusiasmarse con la figura de Cristo. Puedes entusiasmarte con Él y llevar una vida desordenada. Ser cristiano es poder llegar a decrir ¡Jesús es mi amigo!. O como lo decía S. Pablo: "vivo de la fe en el Hijo de Dios que me amó y se entregó por mí" (Gal 2, 20). A nosotros nos corresponde dejarnos afectar por este misterio de Amor y misericordia; y nada hay mejor que poder decirle a Él: "para mí la vida eres Tú. Quiero vivir bajo tu mirada divina. Tú solo bastas".

2 comentarios:

Tharcisse dijo...

Fue maravilloso aquello, todo no esta perdido, con mucha esperanza, Cristo rienará en España y en el mundo entero. Recuerdo a Valen y a todos los jovenes valientes de la Villa de Don Fadrique.
Os deseo un Adviento de mucha esperanza y oración.
¡Chao!

Anónimo dijo...

¡Enhorabuena,Valen, por tu diaconado!Pude ver tu ordenación en canal diocesano.No te imagino con el "espantachicas" o alzacuellos y vestido de negro.Ya te veré en la convivencia... De verdad que me alegro...Un abrazo desde Quero.