sábado, 8 de noviembre de 2008

Miguel Beato Sánchez


Nació en 1911 en la Villa de D. Fadrique (Toledo). Desde su niñez sintió la vocación al sacerdocio e ingresó en el Seminario. Recibió el presbiterado el 11 de abril de 1936. El 21 del mismo mes celebró la primera misa en su pueblo natal. Aunque le acompañaron 20 sacerdotes, tuvo que celebrar la misa “rezada”, sin fiesta exterior para evitar disturbios. El 18 de abril fue nombrado coadjutor de su parroquia natal. Comenzó aquí a trabajar con los jóvenes de Acción Católica, en la catequesis, en el confesionario, administrando la comunión a los que iban a los campos de madrugada, con los enfermos, siendo el brazo derecho del párroco, el beato D. Francisco López.
El 18 de julio, nada más estallar la Guerra, comenzó la persecución religiosa. D. Miguel tuvo que refugiarse en casa con las Sagradas Formas, que el Sr. cura párroco había podido sacar de la iglesia. El 3 de agosto apresaron aD. Francisco, a quien asesinaron el día 9 del mismo mes. El Siervo de Dios se enteró del martirio del párroco y estaba seguro de que pronto le tocaría a él. En los primeros días de septiembre, le obligaron a ir a la iglesia para romper las imágenes, cosa que se negó a hacer. En el poco tiempo que ejerció el apostolado en el pueblo, apenas seis meses, se ganó la estima de la gente sencilla.
Los testigos dicen de él que era un sacerdote “caritativo”, “honrado”, “muy humilde”, “sacrificado”; en pocas palabras, “un verdadero santo”. Y, a juzgar por los escritos espirituales que se conservan y que pertenecen a los años 1931-1935, era ese el espíritu que lo impulsaba: “Jesús mío, he prometido seguirte cuando ingresé en el Seminario; cuando recibí las órdenes sagradas he prometido seguirte y te prometo, Jesús mío, seguirte e imitarte. Haz, Jesús mío, que no sea desertor y que muera en tus filas para salvar almas. Jesús, estoy dispuesto a sufrir y a padecer". Por su hermana Teresa sabemos que el 6 de septiembre de 1936 los milicianos fueron a buscarlo a casa y ya no volvió más.
Lo encarcelaron. Allí lo torturaron, pegándole continuas palizas para que renegara de su fe. Para mayor escarnio lo vistieron de nazareno, recreando con él la Pasión de Jesús. A las invitaciones y a los golpes para que blasfemara, él respondía siempre: “¡Viva Cristo Rey!”. En la noche del día 8 de septiembre le pegaron tantos golpes, que creyeron que había muerto. A la mañana siguiente lo llevaron a enterrar, pero, según afirman algunos testigos, el Siervo de Dios estaba todavía con vida. Lo acabaron de matar y lo enterraron en un descampado.

5 comentarios:

Juanan Silva dijo...

Demos gracias a Dios por todo lo que nos ha permotido vivir estos días en nuestra parroquia.
Que el ejemplo de Miguel Beato nos ayude a ser fieles a Cristo en nuestras vidas.

Por cierto, Valentín, ¿hay algo que contar?

Valentín dijo...

supongo que nos veremos esta tarde, voy para Villa. Ya te contaré

Ángel dijo...

En la distancia he estado muy unido a todos vosotros que habéis celebrado, según me han llegado noticias, con toda solemnidad la fiesta del Beato de La Villa. Que la intercesión de nuestro Beato Miguel, cuyas reliquias ya pueden venerarse en nuestra amada parroquia, consiga para nosotros, fidelidad y un amor a Jesucristo que nunca sea manchado por la traición. Sea Miguelillo nuestro ejemplo, el mismo que deseaba "ser víctima, jamás traidor". Un abrazo a todos los jóvenes de la parroquia, a sus seminaristas (Cruz y Valen...y esperemos que alguno más) y a Juan Antonio nuestro querido párroco. ¡Ánimo!.

Cruz Javier dijo...

Hola gente.
Hemos tenido la gracia de vivir muy de cerca, aunque no la recepción en la parroquia de la reliquia de Miguel Beato,la festividad de nuestro beato paisano.
Como nos dijo D. Antonio en la Homilia del 6 de noviembre en la Catedral Primada: "El mundo necesita de TESTIGOS DEL DIOS VIVO", eso ha sido lo que han sido nuestros mártires. La identificación con Cristo les ha llevado a dar su vida por confesar su fe y ser fieles a Cristo y a su Iglesia.
El ejemplo es alentador, y nos anima y ayuda a vivir en santidad.
Ya nos veremos por Navidades. Le voy a pasar a Valen algunas entradas sobre el sentido del martirio, la esencia del contenido del Sínodo de los Obispos, y el significado en nuestras vidas de la renovación al Sagrado Corazón de Jesús. A ver si me da tiempo, y no lo dejo.
Un abrazo. Ángel, me alegra saber de ti por estos lugares. Un abrazo fuerte para tí también. Y para todos los paisanos sacerdotes, y gente del pueblo que está fuera.

Anónimo dijo...

ey, mirad el Padre Nuestro de esta semana, a doble página nuestro pueblo!